icon-pdfPara encaminar la reconstrucción del país es necesario que Puerto Rico adopte una gobernanza transparente y participativa como plataforma para gestionar el país y fortalecer el marco institucional para propiciar su desarrollo sostenible. Existe un amplio consenso respecto a la importancia que reviste la gobernanza para transformar el paradigma de desarrollo y acelerar cambios que sean positivos para la gente. La Agenda Mundial Post 2015 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para alcanzar los objetivos del Milenio incorpora la gobernanza como un nuevo objetivo para posibilitar un desarrollo sostenible y equitativo.

La literatura reciente destaca que el pobre desempeño de las instituciones del sector público y una gobernanza débil constituyen limitaciones al crecimiento y desarrollo de los países. Para potenciar el desarrollo sostenible para la competitividad económica y el desarrollo del capital social es necesario adoptar la gobernanza como elemento clave para gestionar los asuntos públicos.

La buena gestión de los asuntos públicos es indispensable para el logro de un desarrollo sostenible. En Puerto Rico el déficit de la gobernanza para potenciar el desarrollo sostenible en todos los niveles de nuestro quehacer como Pueblo es alarmante. De acuerdo a la ONU, se entiende por desarrollo sostenible el que permite satisfacer las necesidades económicas, sociales de diversidad cultural y de un medio ambiente sano del presente sin poner en riesgo la capacidad para que las futuras generaciones satisfagan sus propias necesidades. El desarrollo sostenible se construye sobre cuatro pilares interrelacionados: el económico, el social, el cultural y el ambiental.

La insatisfacción de los ciudadanos con los resultados gubernamentales y la incapacidad de los gobiernos para lograr la participación pública informada en todos los niveles de la toma de decisiones requieren invertir en la creación y gestión de los acuerdos necesarios para una gobernanza transparente y participativa. La incapacidad para integrar los objetivos sociales y económicos a las políticas de desarrollo evidencia una marcada debilidad del marco institucional.

Para generar soluciones a los problemas relacionados con el desarrollo sostenible es esencial que exista un marco institucional efectivo para el desarrollo sostenible a todos los niveles. Se denomina marco institucional al conjunto de entidades, organizaciones, redes y acuerdos de nivel internacional, regional y nacional que de una forma u otra participan en la definición e instrumentación de lineamientos y políticas orientadas a la consecución de los objetivos establecidos en materia de desarrollo sostenible. Un marco institucional débil se traduce en falta de coherencia y coordinación que afecta el cumplimiento de los objetivos del País y la rendición de cuentas. La gestión transparente y participativa de los asuntos públicos así como las políticas económicas correctas, las instituciones democráticas sólidas y atentas a las necesidades de la población y la cohesión del capital social constituyen la base del crecimiento económico sostenido, la erradicación de la pobreza y la creación de empleo. Es innegable que Puerto Rico necesita contar con una Visión y Plan de País resultado del consenso de la mayoría de los puertorriqueños para evitar las políticas públicas contradictorias de corto plazo. Una mejor gobernanza que incluya como elementos claves: un marco institucional coherente; transparencia y rendición de cuentas en las operaciones; capacidad directiva y técnica del gobierno para gestionar e implantar políticas de crecimiento y desarrollo; y premisas guías claras para combatir la corrupción, es imperativa para adelantar el desarrollo sostenible del País.

Corregir esta situación demanda compromiso y voluntad para adelantar una visión de país que incorpore como prioridad los intereses colectivos y prácticas transparentes para planificar y actuar dentro de un horizonte de largo plazo que propenda al propósito y el bienestar colectivo. Emprendamos con ahínco y sentido patriótico esta gesta que reclama apremiantemente el momento histórico que vivimos.

Leer artículo en PDF