icon-pdfLa gestión de los asuntos públicos a nivel mundial vive un momento difícil y complejo. El Dr. Luis Aguilar Villanueva, Catedrático experto en gobernanza, política pública y administración gubernamental señala que “gobernar no ha sido ni será jamás una actividad fácil pues consiste nada menos que en la actividad de dirigir a un conglomerado social que son diferentes en situaciones de vida, intereses, conocimientos, necesidades y preferencias. El capital social no es sólo la suma de las instituciones que conforman una sociedad, sino también lo que las une”.

Las redes de gobernanza son una herramienta poderosa para articular los proyectos de reconstrucción de los países en el siglo 21. En una época turbulenta de cambios acelerados y desafíos en todos los órdenes de la sociedad la única ventaja competitiva que tienen los países, las organizaciones públicas y empresariales es la de contar con una capacidad superior de reinventar su plataforma o modelo de gestión antes de que las circunstancias de su entorno le obliguen a colapsar.

La finalidad de la gestión pública es el logro de la máxima eficiencia para el bienestar colectivo. La transparencia, la rendición de cuentas, el marco regulatorio coherente, la capacidad directiva del gobierno, la apertura e inclusión de todos los sectores sociales a los procesos para gestionar los asuntos públicos y el desarrollo del capital social son considerados mecanismos imprescindibles para delinear el mapa de ruta que nos movilice hacia el desarrollo sostenible, la competitividad, la generación de riqueza y la creación de empleos.

En el caso de Puerto Rico hemos encontrado que el déficit de transparencia y rendición de cuentas por los resultados de la gestión pública de las pasadas tres décadas ha generado un deterioro de confianza y credibilidad que ha restado legitimidad y tronchado la viabilidad de importantes iniciativas gubernamentales, empresariales y ciudadanas dirigidas a aportar a la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía y promover la prosperidad y competitividad del País.

Al examinar los resultados de la reciente encuesta de El Nuevo Día encontramos que la gran mayoría de los ciudadanos no están en disposición de asumir algún sacrificio durante los tiempos difíciles que vivimos. En términos específicos los resultados de la encuesta revelan que la mayoría de la ciudadanía no aceptan que el gobierno le limite los servicios que le proveen las agencias; se le reduzcan su Jornada Laboral por consiguiente su compensación; le impongan un IVU más alto o contribuciones adicionales especiales de manera temporal; el pago de tasas mayores al CRIM; aumentos en los costos de los servicios de agua o energía eléctrica; entre otros.

De igual, forma observamos que la mayoría de los sectores sociales y empresariales rivalizan y no llegan a acuerdos que aseguren el bienestar colectivo y no el de un sector en particular. Estos hallazgos reafirman que es imperativo y apremiante construir la confianza y la solidaridad necesaria para que todos podamos contribuir y aportar a la solución inmediata de los asuntos que nos afectan.

Al examinar las lecciones aprendidas de los factores propulsores de las reformas que comparten países como Nueva Zelanda, Irlanda, Singapur, Chile, Colombia y otros encontramos que la cohesión social y la capacidad de resiliencia sobresalen como competencias comunes. El análisis de la resiliencia ha cobrado gran auge desde la primera década del Tercer Milenio como una respuesta para dar explicación a la observación de que no todas las personas, empresas o países reaccionan de la misma manera cuando atraviesan o han atravesado circunstancias difíciles, crisis o desastres tanto naturales como provocados por la mano del hombre.

Las investigaciones empíricas tanto en el campo social como empresarial han demostrado que la resiliencia es ordinaria, no extraordinaria. La gente, las organizaciones, los países y las naciones demuestran resiliencia para enfrentar sus situaciones de adversidad. Ejemplo de algunas conductas resilientes en individuos y naciones es la respuesta de las personas a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, en España el 11 de marzo de 2003 y el colapso de los mercados financieros en 2009. En todos los eventos los ciudadanos demostraron una gran capacidad para reconstruir sus vidas y sus economías.

Los trabajos del Banco Mundial (2000) señalan que la gestión de los asuntos públicos requiere de redes sociales definidas por criterios de intercambio de bienes y servicios que se integran por cinco elementos: (1) La existencia de grupos y redes de apoyo; (2) La confianza, la solidaridad que den forma a pensamientos y actitudes acerca de los demás; (3) Acción colectiva y cooperación orientada al bien común (4) Cohesión social e inclusión que se manifiesta en la voluntad de trabajar conjuntamente para resolver de manera abierta y transparente las necesidades comunes; (5) Información y comunicación como el centro de las interacciones sociales.

Además, destaca que la cohesión social es un factor crítico para que las sociedades prosperen económicamente y para que el desarrollo sea sostenible.

Por su parte, Putnam (1993) en su trabajo Making Democracy Work plantea que cuando hablamos de capital social como factor vital para adelantar la gobernanza de los asuntos públicos en concreto estamos hablando del clima de confianza entre los actores sociales, voluntad, inclusión, diversidad,cohesión, solidaridad, el grado de la asociatividad, el nivel de conciencia cívica, de actitudes y conductas a favor de las metas colectivas, la cultura y los valores éticos.

Para trabajar estos temas y aportar a la discusión necesaria para gestar las redes de gobernanza (Regos) que nos muevan a la implantación del mapa de ruta para potenciar la reconstrucción del País el Centro de Gobernanza Pública y Corporativa llevará a cabo su Primera Cátedra Magistral La Gobernanza de los Asuntos Públicos del 25 al 27 de marzo de 2014 en el Anfiteatro Argentina Hills de la Universidad del Turabo. La Cátedra estará a cargo del Dr. Luis Aguilar Villanueva, Miembro del Comité de Expertos de Administración Pública de la ONU. Los interesados en participar pueden hacer su registro electrónico en gobernanaza.ut.pr. La entrada es libre de costo y el registro es requerido. Esperamos contar con la asistencia y activa participación de todos los sectores de la sociedad.

Leer artículo completo en PDF