Para encaminar la reconstrucción del país es necesario que Puerto Rico adopte una gobernanza transparente y participativa como plataforma para gestionar el país y fortalecer el marco institucional para propiciar su desarrollo sostenible. Existe un amplio consenso respecto a la importancia que reviste la gobernanza para transformar el paradigma de desarrollo y acelerar cambios que sean positivos para la gente. La Agenda Mundial Post 2015 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para alcanzar los objetivos del Milenio incorpora la gobernanza como un nuevo objetivo para posibilitar un desarrollo sostenible y equitativo.

La insatisfacción de los ciudadanos con los resultados gubernamentales y la incapacidad de los gobiernos para lograr la participación pública informada en todos los niveles de la toma de decisiones requieren invertir en la creación y gestión de los acuerdos necesarios para una gobernanza transparente y participativa.

Leer artículo completo en PDF